Huaso de la zona central se aplica "picana eléctrica" para desmentir "mito" de animalistas

Deportes 26 de septiembre de 2019 Por
A raíz de la fuerte polémica que se ha originado por el maltrato animal y estrés al que estarían siendo sometidos caballos y vacunos que se utilizan en el Rodeo Chileno, uno de los defensores de este deporte nacional salió al paso para desmentir lo que él considera como un falso argumento a la hora de buscar impedir su práctica. AraucaniaDiario conversó en exclusiva con él.
Víctor Parra
Víctor Parra

Una fuerte polémica se ha originado a raíz del maltrato animal y estrés al que estarían siendo sometidos caballos y vacunos que se utilizan en el Rodeo Chileno, tanto así que se han producido manifestaciones en pleno rodeo e incluso, atentados incendiario a varias medialunas del país. Uno de los argumentos de los grupos animalistas que están contra este deporte nacional, es la utilización de "picanas eléctricas" o electroshock para arrear u obligar a que los vacunos se levanten, cuando en plena corrida se echan o no quieren caminar.

Y si dentro del rodeo -oficialmente deporte nacional desde 1962- no puede faltar ni el caballo ni el novillo, el huaso chileno es también una pieza fundamental. Según el sitio "memoria chilena" del gobierno de Chile, el Huaso es la figura clásica de la tradición chilena, así como lo es el gaucho para Argentina, el llanero para Venezuela o el charro para México. Esta imagen, representada por el hombre a caballo, ya en 1918 se definía como "campesino mal vestido, enrevesado para hablar, pero alegre y picaresco".

"Con el tiempo, la imagen del huaso se idealizó. Más que una figura ingenua e inocente, se identificó con el campesino montado y, por ende, poderoso; se le atribuyó, así, la gallardía representativa de la exaltación nacional. Se transformó en un personaje viril, bien puesto, fuerte y ricamente vestido; con manta española, delicadas y firmes botas, cuidadas espuelas y fina montura", dice el sitio de gobierno.

Y es este huaso chileno el que ha salido a defender lo que él llama su trabajo y su vida, pero de una forma muy peculiar. Víctor Parra es un "huaso" de la zona central, como él mismo se define y cuenta AraucaniaDiario en exclusiva, que toda su familia depende de esta actividad. "Nosotros somos una familia corralera y muchos de los integrantes de mi familia viven directamente del rodeo y sabemos todo lo que cuesta mantener animales, tanto el caballo como el vacuno y también sabemos todo el trabajo que hay detrás de ellos", dice Parra. Por lo mismo, cuenta que decidió tomar cartas en el asunto, aunque de una manera poco convencional

"Bueno y ayer después de sacarnos la cresta limpiando las pesebreras de los caballos, ya que tenemos más de 20 caballos en trabajo y cuidado, le comenté a mis primos: "si supieran los animalistas el trabajo que lleva mantener un caballo o un vacuno" y mi primo me dice: "no y más que "wean" con el electroshock y no saben na que ni duele la "cagá" de picana". Y ahí dijimos: hagamos un vídeo para botar por el suelo su argumento del electroshock ...", relata Victor Parra. Y lo hizo.


Fuente laboral

De acuerdo a fuentes de la  Federación Deportiva Nacional del Rodeo Chileno (Ferochi), este deporte mueve a muchísima gente y genera más de 100 mil fuentes laborales. Algo que Víctor Parra confirma, ya que aparte de su familia, son muchos los que trabajan en el rodeo chileno.

"Tengo muchos amigos que viven del rodeo como artesanos, dulceros, casineros y mucha gente con la cual he conversado y no saben qué hacer si esto se termina, ya que llevan muchos años en esto y muchos han podido dar estudios a sus hijos gracias al rodeo", dice Parra.

Actualmente, la temporada oficial de rodeo se desarrolla entre los meses de agosto y mayo de cada año, efectuándose alrededor de 350 competencias a lo largo del país. El ciclo culmina con el Campeonato Nacional del Rodeo Chileno, que se celebra en abril, en la Medialuna Nacional de Rancagua. Luego del fútbol, el rodeo se ha convertido en uno de los deportes más populares del país, tanto por su masividad como por la carga simbólica que ha ido adquiriendo a lo largo de la historia nacional, una historia que hoy está en entredicho dada la fuerte arremetida de grupos animalistas y que defienden los derechos de los animales.

La pregunta que queda abierta es si los amantes del rodeo y toda la actividad que se mueve en torno a este deporte, podrán adaptar sus prácticas y costumbres, de manera que pueda seguir existiendo y a la vez, se garantice un mínimo o nulo impacto hacia los animales que son parte del rodeo chileno.

Te puede interesar