Médico venezolana demanda al Hospital de Nueva Imperial y al Servicio de Salud

La Región 24 de abril de 2019 Por
La experta internacional en cáncer de mama fue invitada a trabajar a Chile en octubre de 2017 por el servicio de Salud Araucanía Sur. Con esta carta, firmada por el entonces director del hospital demandado, tramitó su rut y permiso para trabajar. Hoy, tanto el organismo estatal como el centro asistencial niegan que haya trabajado para ellos, no obstante están los registros de reloj control, credencial del hospital y la carta de invitación, entre otros antecedentes.
hospital Nueva Imperial
hospital Nueva Imperial

Según el ministerio de Salud, el cáncer de mama en el mundo y en Chile es la primera causa de muerte en la mujer en edad reproductiva y es la primera causa de muerte oncológica de mujeres en nuestro país.

Adriana Alvins es médico cirujano, especialista en radiodiagnóstico y en tomografía computarizada, estudió en Caracas, Venezuela y luego se sub especializó en la Escuela Italiana de Senología, del Centro para el Estudio y la Prevención Oncológica, en Florencia, Italia; obteniendo el título de Especialista en Mastología Clínica y de Pesquisa con Manejo Multimodal de Imágenes Mamarias, entre otras especializaciones; todas en cáncer de mama. Con más de 20 años de experiencia en esta área, adicionalmente la doctora Alvins pertenece a varias sociedades científicas en la materia y es coautora de los libros: "Lesiones Benignas de la Mama" y de la "Guía para el Cáncer de Mama en Venezuela". Ver curriculum ADRIANA ALVINS.pdf aquí.

Todo indicaría que contar con una experta de este nivel en un hospital regional de La Araucanía sería todo un lujo, sin embargo, hoy ella no sólo fue despedida del hospital de Nueva Imperial, si no que reclama el pago sus remuneraciones y de las imposiciones que nunca le enteraron en algún organismo previsional, desde marzo de 2018 a la fecha. Es más, aunque puede acreditar que la contrataron, desde el hospital niegan incluso que haya trabajado allá.

Credencial doctora Adriana Alvins del hospital de Nueva Imperial
Como médico radiólogo del Servicio de Imagenología del Hospital de Imperial; dentro de las labores que le correspondió realizar se encontraban las de interpretación de mamografías, realización de ecografías mamarias y la organización eventual del servicio de imágenes mamarias para atención de la población del nodo costero.

Cuenta Alvins que el 15 de noviembre de 2018 fue despedida ”por un cambio de administración del Servicio de Salud”, según le señalara el Director Subrogante del Hospital de Nueva Imperial, Waldo Montecinos. No se le entregó carta de despido, pese a haberla solicitado en reiteradas oportunidades, tampoco se regularizó la deuda remuneracional existente y en definitiva, sólo recibió excusas y nuevas fechas para supuestamente solucionar las irregularidades. Su contrato de trabajo nunca se escrituró, pese a haberlo solicitado en varias oportunidades.

Según comenta la doctora venezolana, al contratarla teóricamente habrían incurrido en errores administrativos y a fin de evitar sanciones de Contraloría, se habría ocultado su caso. "Se me comunicó que hasta ese día trabajaría en el hospital, que sería desincorporada de manera inmediata y que la causa nada tenía que ver con mi desempeño profesional. Es más, reconocieron que había sido impecable, tanto académica como laboralmente. La causa era por que no tenía el Eunacom aprobado y posteriormente atribuyeron la causa a que habíamos sido contratados de manera "irregular e ilegal" a través de una empresa tercerizadora", contó la doctora. 

La empresa que contrató a la doctora venezolana fue SOCIEDAD A Y C E HIJO LIMITADA, representada legalmente por Carlos Omar Huentequeo Sáez, para trabajar en el hospital de Nueva Imperial, dependiente del Servicio de Salud Araucanía Sur; el primero representado al momento de la contratación por José Cárdenas Burce y el servicio de salud por Milton Moya Krause. De esta forma se configuraría una relación de subcontratación y a la vez, la solidaridad del hospital de Nueva Imperial hacia los trabajadores de su empresa contratista. Entre estos, la doctora Adriana Alvins.

Certificado del Hospital de Nueva Imperial enviado para tramitación de Visa
Es más, cuenta la doctora que incluso para obtener su visa para trabajar en Chile recibió una carta del director del hospital, que literalmente dice: "Certifico que D. Adriana Antonieta Alvins de Castaño, número de pasaporte 097349048, está realizando los trámites para su contratación en el hospital de Nueva Imperial, como médico por 44 horas".

Sin embargo, cuenta la doctora que el juez que vio la audiencia preparatoria del juicio laboral no exigió al hospital de Nueva Imperial la presentación de los registros de asistencia de la doctora, dado que en el centro asistencial negaron que la doctora Alvins hubiese trabajado para ellos, si no que solamente para la empresa contratista.

"Eso es una tremenda mentira, yo entraba de lunes a viernes a las 8.30 horas y me retiraba a las 17.20 más o menos. Yo trabajaba 44 horas semanales y eso registraba en el reloj de asistencia de personal del hospital", dice al doctora y agrega que no entiende cómo pueden estar negando que ella haya trabajado allí.

La audiencia de juicio laboral está fijada para el próximo 30 de abril a las 10:30 horas en el juzgado de Letras de Nueva Imperial y la doctora Alvins espera que la Justicia chilena "haga justicia", ya que la seriedad de sus instituciones fue una de las razones por las que decidió migrar a Chile junto a su familia, invitada por el servicio de Salud de la región.

Te puede interesar