Confianza empresarial en La Araucanía llega a su nivel más bajo desde 2017

La Región 13 de septiembre de 2019 Por
El informe es bastante pesimista pues presenta una caída de 8 puntos respecto al mes pasado. Ciertas áreas agudizaron su caída, especialmente los sectores Industrial, Construcción y Transporte, mientras que Forestal, SilvoAgropecuaria y Comercio se mantienen más conservadores, pero siempre a la baja.
temuco

Una aguda caída de la confianza en los sectores de industria, construcción y transportes, dio como resultado el Índice de Confianza Empresarial de La Araucanía (ICE Araucanía) que cada mes publica la Universidad Autónoma de Chile, a través de su Facultad de Administración y Negocios, lo cual implica que es la más baja desde el año 2017.

Según explicó Humberto Salas, académico responsable de la medición: “agosto de 2019 presenta su nivel más bajo de confianza, el empresariado local nunca había mostrado tal grado de pesimismo desde 2017, lo que ha llevado a nuestro indicador hasta el pesimismo leve”.

Ello se ve más reflejado en ciertas áreas, que agudizaron su caída, especialmente de los sectores Industrial, Construcción y Transporte, mientras que Forestal, SilvoAgropecuaria y Comercio se mantienen más conservadores, pero siempre a la baja.

La caída de 8 puntos posiciona a La Araucanía en -18,1 puntos en la escala de medición que varía entre – 45 o más a 45 puntos o más según sean las respuestas de los empresarios encuestados, permaneciendo en tramo pesimista.

Salas además hizo un llamado a poner especial atención en Comercio, Servicio y Turismo pues: “este último presenta un pesimismo exacerbado y eso podría tener consecuencias importantes en el próximo trimestre, dada la importancia del sector para la región”.

En cifras, esta situación se traduce, por ejemplo, de la siguiente forma: en agosto de 2018 el subsector Turismo estaba en 31,3 puntos, es decir, categoría optimista. Este año, el rubro presentó una desconfianza de -50 puntos, llegando a un nivel extraordinariamente pesimista.

De esta forma al realizar un análisis de las variables que mueven en este índice general de confianza de las empresas, es posible ver “una caída sistemática de todas ellas, donde la más baja es la proyección económica local y a esto se suma la incertidumbre ante la posible contratación de trabajadores, amenazando de esta forma el aumento en la tasa de desempleo del territorio”, sentenció el académico.

Te puede interesar