Sistema de Admisión Escolar Justo

Opinión 17 de enero de 2019 Por
Luego de una implementación desastrosa del nuevo sistema de admisión escolar, aunque las autoridades se apuren en bajarle el perfil a lo que ocurre hoy donde partió, hoy el presidente de la república propone una modificación sustancial.
ADMISION-JUSTA
Ley de Admision Justa

Todos lo dijeron pero fueron los padres los primeros en gritar. Lo bautizaron como "La Tombolita", haciendo mención a un "algoritmo" -como lo llamaron desde el ministerio de Educación tempranamente- que seleccionaría aleatoriamente el destino de cada niño que postulara a estudiar en la educación pública chilena (municipal y particular subvencionada por el Estado). Y no funcionó. No funcionó al menos para los miles de niños chilenos que no quedaron en el primer colegio al que postularon, que era al que tenían el deseo de asistir. Es más, el sistema incluso a quienes perdieron en todas sus opciones postuladas los "tiró" a escuelas o liceos municipales que quedaban cerca de sus casas, algo que ni los padres ni los propios niños deseaban. 

Porcentajes más, porcentajes menos, el gobierno hoy intenta corregir esta mal llamada ley de Inclusión con un nuevo proyecto que tratará de reincorporar el mérito como factor de diferenciación, al momento de postular a un colegio que tenga más postulantes que cupos disponibles. Por supuesto que encontrará una férrea oposición en los partidos que impulsaron la ley de inclusión, mismos diputados y senadores -con algunas excepciones- que se negaron a legislar que para sus hijos y nietos, se aplicara el "fin de la discriminación". Si para ellos es impensable que se seleccione en colegios municipales y particulares subvencionados, está bien que sí se discrimine en colegios particulares pagados. 

La nueva ley de Admisión Justa propone que cuando en un colegio de excelencia, no hayan más cupos que postulantes, entonces el factor para seleccionar a quienes quedan, sea el desempeño del postulante (académico, artístico, deportivo). Salvaguarda además, que un 30 por ciento de los seleccionados deberán ser alumnos prioritarios o vulnerables y propone que los hijos de alumnos de un colegio, puedan tener preferencia al momento de postular. Intenta reponer nuevamente la entrevista con los apoderados, en lugar de un frío monitor a través del cual hoy obligadamente, se debe postular. En fin de cuentas, con este proyecto el gobierno de Sebastián Piñera escucha el reclamo de padres, apoderados y alumnos, proponiendo un cambio que ademas de práctico y efectivo, es de sentido común. Tal vez se queda corto, ya que se debiera proponer que en todos los colegios se pudiera utilizar esta forma de definir cuando ya no queden cupos, pero en el Congreso esto también se puede aprobar.

Te puede interesar