Restaurantes: el nuevo espacio que se abre para los inmigrantes

La Región 21 de marzo de 2019 Por
La buena atención ha generado que locales como el "Canta Gallo" no sólo se ofrezca buena comida, sino que una excelente atención.

La llegada de inmigrantes a La Araucanía ha crecido en un 30% en los últimos años, tanto así que ya es posible ver familias completas y profesionales asentados en la región, sin embargo un fenómeno muy particular se ha dado en La Araucanía y es la excelente atención que prestan en los locales de comida de nuestra ciudad y que se refleja en que son los extranjeros, los más solicitados a la hora de atender al público y garzonear.

Es su simpatía, su acento, su amabilidad y las ganas de poder construir una vida en nuestro país, son los factores que hacen a estas mujeres y hombres los preferidos a la hora de contratar personal, tanto así que están dando cátedra de cómo atender bien y ganarse buenas propinas.

Así lo relató Carlos Sandoval, quien es administrador del local "Canta Gallo", un lugar en el centro de Temuco que se ha destacado por sus exquisitas colaciones, ubicación y un ambiente profesional.

Es justamente en ese local, donde los extranjeros han llegado a buscar más que un trabajo, quieren una familia, y un lugar donde pueden incluso enviar dinero al extranjero, y todo ello gracias a la buena atención que ofrecen.

"Los extranjeros nos vienen a enseñar cómo atender bien a nuestros clientes. La mayoría que llega son profesionales, que quieren reunir su dinero para la familia, en Chile y en sus países, y entonces asumen súper bien sus trabajos. Vemos un sacrificio fuerte y si bien algunos nunca habían trabajado como garzones, su buena atención y trabajo es ejemplar, porque no tienen problema en atender, no así como pasa algunas veces con el chileno", aseguró Sandoval.

Un ejemplo de ello es Erlis Corzo, quien llegó a Chile con su esposa, 2 hijos, 3 hermanos, mamá y papá. Todos ellos llegaron de Venezuela, pues la situación estaba agudizada. "Yo llegué a Temuco y la verdad es que ha sido maravilloso. Tengo contrato indefinido gracias a Dios, y la gente ha sido muy agradable. La situación en Venezuela es muy complicada y Chile ha sido una excelente oportunidad para mí y mi familia porque con lo que gano podemos estar bien y mandamos dinero a unos parientes que quedaron en Venezuela", aseguró el joven, quien es informático.

Es que la atención es tan buena de los extranjeros que incluso hay días donde ganan propina que supera los 100 mil pesos y los mismo propietarios se han dado cuenta que los clientes agradecen la simpatía.

Pero eso no es todo porque también hay extranjeros que han llegado con el objetivo de no sólo trabajar, sino que también aportar a a región, así es el caso de Jesús Acosta, quien con 31 años es licenciado en Filosofía y espera lograr concretar un proyecto con el dinero que reúna. 

"Este es un proyecto para los niños, es sobre el estrés tóxico en primera infancia y lo estamos trabajando con un equipo de amigos, chilenos y extranjeros, que queremos aplicar en la región. Por lo mismo que este trabajo de garzón me ha permitido reunir dinero y estar más en contacto con las personas, así que espero concretar mi proyecto porque me vine también a aportar dijo el joven", dijo.

Por lo mismo es que hoy es fundamental que reciban apoyo y que la  ciudadanía entienda que son ellos quienes enseñan a atender al público siempre con una sonrisa.

Te puede interesar