Escritora temuquense estará en la Galo Sepúlveda para compartir detalles de su novela

La Región 05 de julio de 2022 Por Catalina Sánchez Hidalgo
Marcia Henríquez Bustamante es Licenciada y Magister en Química por la Universidad de Chile y Doctorada en Química por la Universidad de Santiago de Chile, donde se desempeña como docente. Mañana miércoles compartirá con los asistentes en el recinto municipal de Temuco.
Marcia Henríquez Bustamante
Marcia Henríquez Bustamante

Desde 2017 ha realizado charlas en el ámbito de la Astrofísica, dirigida a escolares de Enseñanza Media, en la Universidad de Santiago de Chile, con el respaldo de Explora y de la Vice-Rectoría de Vinculación con el medio de dicha Casa de Estudios y ha generado Cápsulas científicas, en colaboración con la Biblioteca Pública Municipal 196 de Isla de Maipo. 

En 2019 publica el libro de divulgación científica La ruta del Big Bang. El universo en clase turista. Editorial de la Universidad de Santiago y tres relatos suyos han aparecido en la revista digital observatorio [19] de la UCT. Recientemente, el cuento Margaritas en el muro, fue publicado por la revista venezolana, Letralia Tierra de letras.

Henríquez, es autora de tres libros de narrativa: Como austenita retenida (2018), De Santiago no sale, relatos urbanos y no tanto (2018) y el 2021 publicó su primera Novela: Norte claro, sur oscuro, donde incursiona en la ficción histórica.

Y es por ello, que mañana miércoles 6 de julio en la Biblioteca Galo Sepúlveda se llevará a cabo una nueva versión de Temuco: "Poesía Reunida" con la visita de esta escritora, con la finalidad de dar a conocer parte de su novela, Norte Claro, Sur Oscuro, por lo cual anticipó detalles en medio de una entrevista.

1. La novela Norte claro, Sur oscuro, es una historia extensa. ¿Alguien te la contó, o estuviste mucho tiempo creando personajes?

Norte claro, sur oscuro, resultó más extensa de lo que imaginé al principio. De hecho, la novela transita aproximadamente entre 1900 y 1990, con lo que cubre la edad del protagonista. Hay hechos históricos, tragedias, terremotos y masacres que, si ocurrieron, pero los personajes y sus vidas son totalmente ficticios. 

Una de las limitaciones que por años me impidió atreverme a escribir narrativa, era que pensaba “nunca se me va a ocurrir nada”. Después de escribir esta novela he ido comprendiendo que, en literatura, no es tan importante si los hechos son reales o imaginados, y si es real, puedes cambiar lo que quieras y transformarlo en ficción, sin embargo, le agradezco a la vida haber experimentado este proceso creativo. Mientras escribía sentí que vivía varias vidas (desconocidas para mí) al mismo tiempo. 

2. En tu novela, el protagonista es Decrépito Cárdenas, sin embargo, hay varias mujeres que también tienen un rol protagónico. ¿Tienen algo de ti esos personajes femeninos?

Escribir la novela fue un proceso hermoso, porque llegué a sentir que estas personas (sobre todo las mujeres) eran reales, las veía dudar, sentía sus temores, las veía tomar decisiones y equivocarse. Ninguna me salió muy buena madre, por ejemplo, y eso me alegra, porque nunca pretendí que ellas fueran un modelo a seguir, sino que se percibieran como personas que conocemos o con las que nos identificamos. De hecho, mi personaje femenino favorito es una mujer bella y sumamente incorrecta. Creo que todas tienen algo mío y también de otras mujeres que he conocido.

3. ¿Y qué hay con los personajes masculinos? Algunos salen mal parados.

Hay personajes masculinos engañosos, quizá abiertamente malvados, (que se relacionan con el entorno a través del abuso). Algunos son soñadores y se quedan pegados en un pasado imposible, o bien   toman en cada etapa lo mejor que la vida les ofrece. Cada uno arrastra su experiencia de vida que lo convierte en la persona que llega a ser. Para ninguno es fácil. En la época, claramente la pasan peor las mujeres que los hombres y el racismo hace el resto, porque si eras mujer y mapuche la situación era por lejos más difícil.

4. Entre capítulos hay, a veces unos párrafos que se llaman mala memoria, ¿podrías hablarnos de eso? 

Al escribir me di cuenta que era importante e incluso necesario poner el relato dentro de un contexto netamente histórico.  Esa historia la fui aprendiendo, a través de un arduo trabajo de investigación y lectura. Pensé que, si incluía esos datos en la narración misma, el lector que en general es de mala memoria en cuanto a la historia de Chile (me incluyo), no tenía como saber, donde termina y donde empieza la ficción. Entonces, cuando me pareció imprescindible, lo separé. Si el lector así lo desea, puede saltarse esos párrafos, sin embargo, los comentarios han sido favorables y hay quienes hubieran querido que contextualizara cada capítulo. No quise hacerlo, me pareció excesivo.

5. ¿Es la historia de una sola familia?

Si y no. Desde la mitad del libro en adelante, toda la historia se relaciona con la familia que logra formar Decrépito Cárdenas. En forma previa, se muestra la procedencia de los personajes, sus familias de origen, su precariedad. A estas personas, la vida les da poco para elegir, la madre de Cárdenas, por ejemplo, es analfabeta, y apenas logra subsistir, pero cuando la familia formada por  Cárdenas se fortalece, lucha a toda costa por ser  parte de la clase media y cuando no lo consiguen, lo aparentan.

6. ¿Qué rol cumple el ferrocarril en la novela?

El protagonista es jefe de estación de Ferrocarriles de Temuco y eso  define su lado más humano. El hombre se expresa como si la vida fuera un tren (siente que le pasa una locomotora por encima, quiere que su hija juegue al trencito o escribe sus secretos en la madera de los durmientes de la vía). Pero esta no es solo una historia cargada de nostalgia; también cuestiona la época y las responsabilidades que llevaron al deterioro del ferrocarril, que otrora fue tan próspero, al punto de reducirlo a su mínima expresión. 

Voluntariado Teletón¿Quieres ser voluntario de la Teletón?: aquí como postular

Catalina Sánchez Hidalgo

Periodista AraucaníaDiario.

Te puede interesar