Comunidad de Eloy Alarcón instaló un "chemamull" donde recibió el disparo

La Región 18 de septiembre de 2022 Por Equipo AraucaniaDiario
El monumento quedó emplazado a unos metros de la vía pública, dentro de la propiedad de M.B., quien le dio muerte de un disparo en el pecho en un incidente que en estos momentos se investiga.
Chemamull Eloy Alarcon Manquepan
Chemamull Eloy Alarcon Manquepan

El lof Manquepan Nahuelpan, del comunero mapuche Eloy Alarcón Manquepán, quien murió a raíz de un disparo percutado por el comerciante M.B. (la Justicia prohibió revelar su nombre), en un predio ubicado entre las ciudades de Villarrica y Licán Ray, instaló ayer un chemamull en el lugar en que recibió el mortal disparo que terminó con su vida.

"Queremos agradecer a kom pu lamgen y kom pu wenuy, que nos acompañaron en la elaboración del chemamüll para nuestro weychafe Eloy Manquepan yem. Quien murió asesinado por el yanakona M.B., vendedor y ursurpador de tierras", señaló desde la familia de Eloy Alarcón.

"La ausencia de nuestro weychafe ha estado cargada de dolor, pero nos ha dado fuerza para seguir defendiendo nuestra mapu y menoko, tal como lo hacía Eloy", agregaron.

"Nuestro piwke esta enormemente agradecido kom pu che, que siempre nos han apoyado, nos han dado newen, compartido su kimun con harto cariño", señalaron su madre, su esposa, sus hijos, su hermano y su tía.

¿Qué es un chemamull?

Según el Consejo de Monumentos Nacionales, los chemamull (del mapudungun che=persona, mamüll=madera), son estatuas mapuches de madera, de gran tamaño, utilizadas en los ritos funerarios y representan cuerpos humanos, con rasgos estilizados.

Eran efectuadas en madera de roble pellín y de laurel. Datan de antes de la llegada de los conquistadores españoles en el siglo XVI. Eran tallados con hachas, en una sola pieza, lo que tomaba mucho tiempo de confección. Como señala el antropólogo Rolf Foerster, el rito funerario de los pueblos mapuches tenía el objetivo de hacer del muerto un verdadero antepasado. El rito funerario duraba varios días.

Los chemamull eran colocados en las tumbas durante velorio, para que el alma del difunto no fuese capturada por los brujos y se trasformara en un "wekufe". Por ello, en lo que duraba el velorio, los familiares tenían el deber de cantar y alabar al difunto para que este llegara a la tierra de arriba o al Kulchenmayeu. Al llegar a la tierra de arriba el antepasado se unía a las fuerzas sobrenaturales y las potencias extrahumanas, operando como un mediador en favor de su familia. El retorno del espíritu del difunto a la tierra se efectuaba bajo el Pillán, que permitía dar suerte y protección a la familia y la comunidad.

Con la llegada de los conquistadores españoles, los chemamull fueron considerados objetos depositarios de herejía, por lo que fueron combatidos por los misioneros y evangelizadores. Se requisaban cientos de chemamull emplazados en los cementerios mapuches y eran vendidos y utilizados como leña, por parte de los conquistadores en los asentamientos urbanos de la colonia.

Lugar donde falleció Eloy Alarcon ManquepanSe confirma que comunero muerto en Licán Ray habría recibido disparo a solo metros de la vía pública

Te puede interesar