Familia busca a trabajador que socorrió a una señora 82 años mientras sufría un infarto

La Región 22 de abril de 2019 Por Javiera García
''Somos una familia muy católica, y estamos seguro que este fue angelito caído del cielo''. El hecho ocurrió mientras la familia se dirigía a la biblioteca de Pedro de Valdivia a devolver los libros que le habían prestado a la señora de la tercera edad.
IMG_3778

''Fue un angelito caído del cielo'' así comenzó su relato la nieta de la Señora Raquel Pinilla de 82 años, quien la semana pasada fue llevada a la clínica mayor, en compañía de su esposo, su hija y de un señor que aun se le desconoce su nombre y apellido. 

Todo comenzó cuando la familia se dirigía a la biblioteca de Pedro de Valdivia a devolver los libros que de costumbre la señora de la tercera edad iba a buscar para leer "un millón de veces si fuese necesario". Sin embargo, hasta ese entonces todo resultaba como un hábito, hasta que de un momento a otro, la señora Raquel se empezó a sentir mal, teniendo los mismos síntomas que aqueja un infarto al corazón; lo que ocurría mientras su hija Marietta Sandoval, iba manejando. 

Dada la circunstancia, su hija rápidamente detuvo el auto, al ver que su madre se estaba ahogando y con gritos de desesperación, pidió ayuda para que la socorrieran. Así y de la nada, de pronto aparece un caballero, que deja su auto estacionado en la vereda y los comienza a ayudar, toma las llaves del vehículo de la familia y maneja hacia la clínica mayor.  

Cuenta la nieta de la señora Raquel que este señor manejó con celeridad, pero enfocado en el objetivo y además tratando de despejar a los demás autos que se le cruzaban en  el camino;  logrando llegar a la clínica en tan solo unos minutos, consiguiendo salvar la vida a esta señora de 82 años. ''Mi abuelita en la actualidad se encuentra en la unidad de pacientes críticos, va mejorando de a poco, pero si no fuera por este caballero, hoy mi abuelita estaría muerta", contó la nieta, María Paz Alvarez. 

"Me encantaría poder hallarlo y darle las gracias como familia, ya que estamos muy agradecidos de lo noble que fue con mi abuelita y con mi mamá, somos una familia católica y estamos seguro que este fue un angelito caído del cielo", finalizó en exclusiva para AraucaniaDiario.

Así como llegó, esta persona desapareció, ya que entre todos los momentos que se vivieron en la urgencia de la clínica y las emociones del momento, no tuvieron tiempo de pedirle sus datos o al menos su nombre. La familia espera poder encontrarlo para por lo menos agradecerle. 

Te puede interesar