Joven apostó $100 mil a su abuelo que yunta de bueyes no pasaba por una puerta

La Región 12 de julio de 2020 Por Equipo AraucaniaDiario
Felipe estudia ingeniería comercial en Temuco y desde pequeño ha aprendido las labores del campo y en particular cómo convivir y cuidar a los animales, aunque esta vez, no supo interpretar lo que podían llegar a hacer "Pequeño" y "Solito" guiados por su verdadero dueño, quien con 80 años los cuida como a uno más de la familia. AraucaniaDiario conversó con el perdedor de la apuesta y heredero de una tradición de años de sabiduría. Aquí el video.
Apuesta de pasar bueyes enyugados
Apuesta de pasar bueyes enyugados

Pequeño y Solito se llaman los bueyes de don Demetrio Lagos, quien vive en la faja 10 mil camino a Cunco y que a sus 80 años, los cuida como a uno más de la familia. Felipe Viscarra Lagos, su nieto, cometió el grave error de creer que sabía más que su abuelo, pero además, le apostó. Y perdió, aunque ha ganado mucho todos los años en que ha convivido con él. AraucaniaDiario conversó en exclusiva con el nieto.

Felipe estudia ingeniería comercial en la Universidad Autónoma en Temuco, pero cuenta que siente una atracción por el campo que lleva en los genes. Por eso, apenas puede "se arranca para el campo". "Es que es mucho mejor el campo que estar en Temuco. Es maravilloso el campo, siempre hay algo en que trabajar y el día pasa volando cosa que en Temuco no es así", dice el joven y cuenta de su relación con don Demetrio.

El universitario relata que su relación con su abuelo materno es excelente y que mucho de lo que sabe, lo aprendió de él. "Desde que tengo recuerdos salgo con él para todos lados, trabajamos juntos y nos llevamos muy bien", dice Felipe.

"Qué no me enseñó, con él aprendi a manejar, a esto mismo de los bueyes, lo que es enyugar, desenyugar, el trato único que se le tiene a los animales, el manejo del campo, sobre árboles, las diferentes maderas, negocios y la vida y aún sigo aprendiendo de él", dice el nieto.

Felipe cuenta que a diferencia de lo que pueden pensar las personas de la ciudad, a los animales en el campo se les da un cuidado único. "La gente que tiene conocimiento sobre el campo se da cuenta lo bIen cuidados que están estos animales, él a sus 80 años los forrajea con lluvia, con agua, con nieve, su cuidado es único. Los bueyes están gordos, en buenas condiciones y eso se nota", dice el nieto, orgulloso de su abuelo.

La apuesta

Ambos iban camino a buscar unos trozos de madera con los bueyes y el camino más corto era pasar por esa "puerta". "La forma más corta para pasar era por ahí y como a la vuelta el volvía con trozos, yo le digo que desarmemos el cerco y así pasa", cuenta Felipe.

""No", me dice que no es necesario y que me apuesta 50 mil pesos a que los puede pasar sin necesidad de desarmar nada", dice del abuelo.

"Ah ya, ¿entones lo va a desenyugar?, "no, me dice él, enyugados los paso igual", y bueno, yo cometiendo el error más grande le digo "jajajajaja le apuesto 100 mil que no va a poder"", cuenta Felipe.

Y el nieto perdió la apuesta, aunque no sin conservar el asombro que siempre le ha regalado su abuelo, junto a sus enseñanzas y cariño. "... y así nos dejó maravillados con su ingenio y audacia", finalizó Felipe Viscarra Lagos.

Te puede interesar