Muy bien los ministros: chao WTE

Ricardo Barría Dillems, ingeniero comercial, magister en comunicación. Editor de AraucaniaDiario, miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP).

Opinión 21/12/2023 Equipo AraucaniaDiario Equipo AraucaniaDiario
Ricardo Barria Dillems
Ricardo Barria Dillems

No puedo negar que se me llenaron los ojos de lágrimas cuando Alejandra Parra, líder de la RADA, me informó que los ministros habían rechazado WTE. Desde ayer que ando sonriendo y muy feliz, es como cuando dicen que la marraqueta está más crujiente y el café más dulcecito.

Lautaro es en cierta forma, la cuna de mi familia. Allí se estableció mi abuelo materno con su esposa, allí nació mi mamá y mis numerosos tíos y tías (10), a la vuelta del Gimnasio El Toqui jugaban y de ahí se iban a la escuela. Luego, en la Reducción Novoa, camino a Galvarino, pasé innumerables y hermosos veranos, a caballo desde que salía el sol, hasta que se oscurecía. Ahí mismo ayudé a apagar mi primer incendio forestal y en ese campo, hasta el día de hoy, busco mi tranquilidad.

Lo de las plantas WTE y cuidar el Medio Ambiente no es un capricho, ya que todos sabemos -cual más o cual menos- que todo lo que sale por una chimenea, cuando se quema, contamina. También somos testigos de los altos índices de cáncer en nuestro país y en nuestra región. Todos tenemos, lamentablemente, un familiar o amigo que ya lo ha sufrido y por supuesto, que ha fallecido por esta enfermedad.

Dioxinas

Las dioxinas con residuos químicos cancerígenos que quedan o emanan de la quema de basura. De eso no hay duda y está científicamente comprobado. Hay filtros y métodos para intentar atraparlas y que no salgan al Medio Ambiente, pero lamentablemente, no dan resultado e igual estos humos contaminan. Salen por las chimeneas, las toma el viento y las esparce hasta donde sople en ese momento. Otra parte de las emanaciones de dioxinas sube, son atrapadas por las nubes y luego, caen sobre el suelo en gotas de lluvia, a kilómetros de donde salen.

Así, las dioxinas o las respiramos, o las comemos, ya que se "bioacumulan" en otros cuerpos de los que nos alimentamos: cerdos, gallinas, corderos e incluso, se han encontrado en la leche y en los huevos.

En todo caso, hasta los veganos se ven afectados, ya que permanecen en las lechugas que salen en la huerta, como sucedió ya en Suiza, donde se prohibió comer hortalizas de los huertos caseros por estar contaminadas. Lo mismo pasó en Paris, Francia, con los huevos, donde a 14 millones de habitantes el ministerio de Salud les prohibió consumir este producto de las aves, ya que encontraron altos niveles de dioxinas.

¿Qué no esté comprobado que estas dioxinas (las de Paris) salieron de las plantas WTE?, como han argumentado, jaja, no me hagan reír. Si sus emanaciones están medidas. Incluso con la ridícula "Norma Europea", donde le avisan ocho horas antes al dueño de la planta, que van a ir a medir lo que sale de las chimeneas. Obvio que apenas les avisan empiezan a quemar papeles y cartones, para que no salga nada en la "exigente" medición de la "Norma Europea". Entonces, disculpando la expresión, pero no nos hagan huevones, que lo somos sólo hasta el medio día.

Hijos Ilustres de Lautaro

Por eso, que el Comité de Ministros del Presidente Boric -aunque me duela admitirlo- haya hecho bien la pega y nos proteja, hay que destacarlo. Ayer, estos ministros y con ellos, el Gobierno, estuvieron del lado de la gente y no como es costumbre, del lado de los intereses de los empresarios.

A estos ministros, a los que votaron por proteger a los vecinos, las comunidades indígenas, a los niños y a los adultos mayores, hay que celebrarlos, invitarlos y nombrarlos "Hijos Ilustres de Lautaro" y declarar el 20 de diciembre como Feriado Comunal. El Día en que Lautaro se salvó de la muerte, tanto de sus habitantes, como del comercio y de la vida cívica, ya que a fin de cuentas, nadie quiere vivir en una zona de sacrificio.

WTE Araucanía representa la prepotencia de esos empresarios (que por suerte son muy pocos), que no trepidan en sacrificar lo que sea con tal de ganar plata, generar utilidades o ganancias rápidas, aunque sea a costa de la vida de sus propios trabajadores y contaminando. De esos para los cuales tres comunidades indígenas no son nada y quienes hasta el día de hoy, mantienen que no se debe hacer Consulta Indígena; los mismos que antaño intentaban seguir vendiendo planchas de asbesto para las casas, alegando hasta el final que no causaban cáncer. Los mismos que hasta hoy mantienen que las incineradoras de basura no contaminan, claro, para instalarlas en una ciudad en la que nunca vivirían, ni ellos, ni sus hijos ni nietos.

Pero Lautaro les dijo NO y los seremis -tanto de derecha como de izquierda- lo reiteraron en febrero y marzo de 2022; a lo que finalmente ayer el Comité de Ministros le puso el sello de cerrado, por fuera.

Que sepan estos señores que la vida de los lautarinos no se pesa en billetes, que su historia la escriben sus vecinos y que Lautaro se salva. Se salva hoy y mañana, se cuida y se protege.

Ricardo Barria DillemsLa contaminación y el cáncer: les importa un carajo

Te puede interesar
Ricardo Barria Dillems

Héctor Llaitul: una condena política

Equipo AraucaniaDiario
Opinión 22/04/2024

Ricardo Barría Dillems, ingeniero comercial, magister en comunicación. Editor de AraucaniaDiario, miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP).

Daniela Quintana

Las mujeres en la ciudad

Equipo AraucaniaDiario
Opinión 10/05/2024

Daniela Quintana Quintana, Ingeniero Constructor, magíster en Gestión en Negocios, presidenta de la Comisión de Mujeres de la Cámara Chilena de la Construcción en La Araucanía.

Lo más visto