Greenpeace y WWF rechazan posible intervención en Cerro Ñielol de Temuco

La Región 02 de enero de 2020 Por
Luego de que el año pasado la seremía de Economía anunciara obras para remozar el Monumento Nacional, que incluyen iluminación nocturna, ciclovías y hasta un teleférico por parte del ministerio de Vivienda y Urbanismo, la organización internacional de defensa del bosque nativo y sus ecosistemas World Wildlife Fund, junto a la ONG ambientalista, apoyaron la posición de la Red de Acción por los Derechos Ambientales RADA en contra de la intervención en esta área silvestre protegida.
Cerro Ñielol Temuco
Cerro Ñielol Temuco

Décadas han pasado desde que el monumento natural Cerro Ñielol de Temuco, sea objeto de una inversión importante, pero no debido a una falta de recursos, sino en gran medida a que cualquier intervención, por pequeña que sea, puede alterar de manera irreversible el hábitat de la flora y fauna de esta área protegida. Por lo mismo, deben aunarse criterios, buscar apoyos en la ciudadanía y sin duda, cumplir con la legislación vigente.

Y es que fue el seremi de Economía Francisco López, quién planteó el año pasado la posibilidad de realizar diversas intervenciones en el parque nacional, como por ejemplo las obras para una nueva calzada de ingreso y egreso al parque nacional, la construcción de una ciclovía, una plaza cívica en la cima del cerro y la instalación de luminarias para visitar el área protegida de noche, entre otras.

Sin embargo, las voces de oposición a cualquier intervención el cerro aumentan. A la Red de Acción por los Derechos Ambientales RADA y a la ciudadanía, se sumaron ahora la ong ambientalista Greenpeace y el Fondo Mundial para la Naturaleza World Wildlife Fund (WWF).

Para Rodrigo Catalán, director de Conservación de WWF Chile, organización que dentro de sus objetivos tiene la defensa del bosque nativo y de sus ecosistemas, es de suma importancia proteger este parque nacional.

"En el actual contexto de crisis climática y de pérdida de biodiversidad, las áreas protegidas son esenciales, lo que no solo debe considerar conservarlas en sus actuales condiciones, sino que también robustecer los mecanismos y herramientas que velan por su cuidado. Esto implica el establecimiento de planes de manejo que incluyan control de riesgos asociados al cambio climático y que permitan la adaptación", dijo Catalán.

Para el representante de WWF, en el caso específico de una eventual intervención en el Monumento Natural Cerro Ñielol, cualquier alteración que pueda afectar los valores de conservación de esta unidad y de sus especies debe ser analizada minuciosamente con la participación de expertos y también de la propia comunidad. "Esta área protegida es un remanente del bosque original de la zona, del valle central de la Ecorregión Valdiviana, el cual prácticamente ha desaparecido, entonces su valor en términos de biodiversidad es muy relevante", manifestó Rodrigo Catalán.

"Estamos conscientes de que la conservación de la biodiversidad, objetivo básico y prioritario por el que se crean estos parques, puede también abrir oportunidades de desarrollo local y regional, pero esto debe llevarse a cabo en base a información científica, tomando todas las salvaguardas que puedan eliminar o reducir al mínimo probables impactos, lo que implica estrictas medidas de mitigación", puntualizaron desde la WWF.

Otro punto relevante para Catalán, es que la crisis climática hace cada vez más necesario contar con áreas verdes en las zonas urbanas, ya que pueden reducir el impacto del aumento de las temperaturas, además de actuar como filtros altamente efectivos para la contaminación. "Un problema crítico para la ciudad de Temuco", puntualizó el director de WWF.

Greenpeace

Quienes también apoyaron los pasos que comienza a dar RADA fueron los ambientalistas de Greenpeace, ong mucho más visible en el activismo ambiental y donde rechazan rotundamente una intervención en el Cerro Ñielol.

"Es muy importante considerar que los espacios naturales, sobretodo que son cercanos a zonas urbanas, deben intentar mantenerse lo mas naturales posibles, porque nos entregan servicios ecosistémicos -principalmente cuando hay urbanización- que otros lugares no nos pueden entregar", dijo Estefanía González, coordinadora de campañas de Greenpeace.

Para la activista ambiental es muy necesario que las autoridades consulten a la ciudadanía y escuchen a los grupos de interés locales, más aún cuando se plantean intervenciones que no corresponden en este tipo de áreas protegidas.

"Acá cuando se plantea pavimentación u otro tipo de obras, que son mas bien para otro tipo de parques, es bastante complicado. Desde Greenpeace hacemos siempre un llamado a las autoridades a que este tipo de iniciativas tengan la participación de la ciudadanía, también consideren la opinión de los grupos medioambientales locales, para poder hacer mejoras que apunten a las funciones ecológicas que cumplen este tipo de lugares", manifestó González.

Finalmente, el que se concreten o no los proyectos anunciados por el gobierno para el Cerro Ñielol dependerá no solamente de que estén los recursos planificados, sino que se puedan homologar los intereses de realizar estas obras, con lo que opina la comunidad local y por cierto, una exigente legislación ambiental que no permite realizar prácticamente ninguna intervención en un área silvestre protegida como este monumento natural.

 

Cerro ÑielolAnuncian rechazo y oposición a obras que podrían afectar el Cerro Ñielol

Te puede interesar