Delegada presidencial no descarta llevar agua a los campamentos

La Región 14 de abril de 2020 Por Tania Marquez
Están esperando un informe de la autoridad sanitaria para asÍ iniciar el proceso de entrega producto de la emergencia por coronavirus. La vocera de la coordinadora de asentamientos, tomas y campamentos de Temuco Malva Antúnez, explicó que esta es una esperanza para quienes hoy están en esta situación y que están en riesgo de contraer el virus.
Delegada Presidencial, Andrea Balladares.
Delegada Presidencial, Andrea Balladares.

Hace algunos días un matrimonio joven que vive en un campamento fue contagiado de coronavirus, quedando uno con respirador mecánico por varios días y su pareja también resultó internada. Si bien ambos hoy están dados de alta, la situación puso en alerta a las más de mil personas que hoy viven en campamentos y que no han podido recibir ningún tipo de atención higiénica, como agua, producto de la ilegalidad de las tomas.

Es por esta razón que ayer la delegada presidencial Andrea Balladares, aseguró que el gobierno está analizando la posibilidad de entregar agua a las personas de los campamentos, una vez que sanidad entregue un informe de las necesidades.

"Recordar que estamos bajo una emergencia sanitaria y si se necesita la entrega de agua, sí podemos hacerlo. Este es un tema que veníamos evaluando hace días y será la autoridad sanitaria la que entregue su informe para tomar la decisión", dijo la delegada.

Al respecto la vocera de la coordinadora de asentamientos, tomas y campamentos de Temuco Malva Antúnez, explicó que esta es una esperanza para quienes hoy están en tomas y que están en riesgo de contraer el virus pues no cuentan con agua.

"Tenemos mucha esperanza de las más de mil familias de las tomas puedan recibir agua. Esperamos que la señora Balladares solucione el tema en los campamentos porque ha habido autoridades que no han tenido humanidad con nosotros. Hoy estamos con altos niveles de contagio y esto no va a parar", dijo la vocera.

Y agregó Antúnez: "Sabemos que estamos en terrenos que no nos corresponden, pero es una medida desesperada porque sacamos el hacinamiento a las calles. Aquí nadie quiere pasar por encima de nadie sino que nos aburrimos de un sistema macabro y porque no tenemos para ahorrar, comer y pagar un arriendo".

Te puede interesar