Volver a clases: "Un debacle de las finanzas de la educación"

Opinión 14 de julio de 2020 Por Equipo AraucaniaDiario
Oscar Albornoz, abogado y contador auditor, máster en Derecho, concejal de Temuco.
Oscar Albornoz.
Oscar Albornoz.

Varios alcaldes han manifestado su intención de dar vacaciones a alumnos y a sus equipos de Educación Municipal, entre ellos Independencia, Las Condes y otros prontamente se sumarán a este descanso para profesores y asistentes de la educación que han debido de innovar la forma de realizar la enseñanza, debiendo con premura actualizarse en el uso de plataformas electrónicas y campus virtuales que les acerquen a los alumnos, y modificando los tradicionales métodos de estudio por otros más dinámicos y de interacción que de paso los distraiga de los efectos psicológicos de la pandemia. 

Estas vacaciones son posibles de otorgar gracias a que el sistema educacional público posee una normativa moderna que permite dar sustentabilidad financiera al sistema, o al menos disminuir sus adversos efectos cuando ocurren situaciones de alteración del orden de vida de una sociedad, como una pandemia, y asegurar un flujo de ingresos que se determinan de acuerdo a la última asistencia promedio registrada en cada establecimiento del sistema (Artículo 13 de la Ley de Subvenciones a la Educación, DFL 2 de 1989), cuando hay suspensión de clases por un mes cuando menos, lo que ha ocurrido para estabilizar las cuentas, gastos, desembolsos e inversión mínima en inmuebles y activos, especialmente que se mantengan los contratos y nombramientos de profesores.

Sin embargo, el peligro que se percibe en este estado Kafkiano en que la pandemia nos ha sumergido, es la insistencia de algunas autoridades en que regresen a clases los alumnos, lo que tiene un riesgo evidente asociado a la salud, pero además obligaría a aplicar el financiamiento regular que es por la asistencia media promedio en los tres últimos meses anteriores al pago, produciendo una disminución en los ingresos de los establecimiento y una eventual debacle de las finanzas de la educación.

Por esta razón, es que he pedido al alcalde Temuco, por su intermedio o de la Comisión de Educación de la Asociación Chilena de Municipios se tenga presente y se adopten las medidas correspondientes para evitar dicha situación, debiendo dictarse normas de excepción que aseguren los recursos para cumplir con el pago de remuneraciones y haberes del profesorado, como de asistentes y personal administrativo.

Ya, la Superintendencia de Educación dictaminó interpretativamente por D054 de 24.04 el poder hacer uso de recursos de Subvención Especial Preferencial por esta excepcionalidad del Coronavirus e ir en apoyo a las familias de alumnos prioritarios, lo cual se agradece enormemente.

Te puede interesar