¿Nuevo Terremoto Blanco en La Araucanía?

En julio de 2011 y con más de 6 mil personas aisladas en la región, se declaró Estado de Emergencia y el Presidente de la República Sebastián Piñera, visitó Lonquimay. Hoy, miles de personas llevan aisladas casi un mes.

La Región 18/08/2022 Equipo AraucaniaDiario Equipo AraucaniaDiario
Despeje de caminos en Lonquimay
Despeje de caminos en Lonquimay

Según informaron desde el municipio de Lonquimay, de acuerdo al último informe Alfa a la ONEMI, emitido por el municipio local, más de cinco mil vecinos permanecen aislados en todo el territorio de la comuna, especialmente an las zonas altas, donde la acumulación de nieve sobrepasa el metro de profundidad.

Durante la mañana de ayer el Alcalde Nibaldo Alegría (DC), sostuvo una reunión de emergencia con todos los departamentos del municipio, para analizar la situación de cada uno de los territorios y coordinar los trabajos de despeje que las maquinarias de Vialidad, de la Global y del Municipio, dispondrán en los sectores mas afectados, que se sumarán a las solicitadas a ONEMI. 

"La emergencia la debemos afrontar coordinados, con los recursos que tenemos y los que estamos solicitando a ONEMI, así desplegar esta maquinaria en los sectores más complejos donde actualmente tenemos aisladas a cientos de familias", sostuvo Alegría.

Finalmente,  desde el municipio informaron de un incendio que consumió la totalidad de una vivienda en el sector de Mitrauquén Bajo, donde los equipos de emergencia no pudieron acceder por el grosor de la nieve, siniestro que además se dificultó por el corte durante todo el día de ayer, las redes de comunicación satelital de las empresas que operan en Lonquimay.

Terremoto blanco de 2011

Fue al inicio de vacaciones de invierno de 2011, el viernes 15 de julio, que en Lonquimay comenzó a nevar sin parar y no dejó de hacerlo en muchas horas. Esto, sumado a la lentitud con que el alcalde de esa época, el PPD Guillermo Vasquez, sacó las máquinas del municipio a limpiar las calles (no obstante culpó a las autoridades de Gobierno), confluyó en lo que se llamó el "Terremoto Blanco".

Y si bien es cierto, a las pocas horas de iniciada la emergencia la Junaeb ya preparaba comida caliente para sus albergados, en la Escuela Fronteriza y en el Centro de Acogida Rural; las horas pasaron y la nieve se fue acumulando inevitablemente.

Lo mismo sucedió en comunas como Curarrehue, en los sectores de Reigolil y Flor del Valle, Cunco (Río Blanco) o en Melipeuco. La nieve se acumuló y dejó a miles de familias aisladas, sin alimento, ni cómo alimentar a sus animales. La Oficina Regional de Emergencias, al mando del bombero Fredy Rivas, cifró la cantidad de personas aisladas en la región en 6 mil. Hoy, sólo en Lonquimay van 5 mil.

En la oportunidad, el periódico La Opinión relató que el director de Onemi de La Araucanía, Freddy Rivas, informaba que ya se habían reabierto las rutas más importantes de la comuna y que se seguía trabajando –con maquinaria de Vialidad y otra dispuesta con fondos del Ministerio del Interior– para restablecer la conectividad en los caminos vecinales.

"A medida que se abren los caminos se va reduciendo el número de aislados. Van a ir disminuyendo a medida que las máquinas vayan despejando las rutas", señaló Fredy Rivas en esa oportunidad.

"El funcionario indicó además que se trabaja en establecer un "puente aéreo" con las zonas que se encuentran más aisladas para poder enviarles cajas con alimentos a través de helicópteros de Carabineros y de la Fuerza Aérea", agregó el medio de prensa, sobre lo obrado por Rivas.

Manipuladoras de la Junaeb

Según recuerda Ricardo Barría, director regional de Junaeb en ese entonces, a las 10 de la noche del día que comenzó a nevar, ya tenían comida caliente para los 30 albergados que habían en los dos locales que habilitaron, trabajando con manipuladoras que se mantuvieron "al pié del cañón", incansablemente, todos los días que duró la emergencia.

Barría, indicó al periódico La Opinión en esa ocasión, que durante su permanencia en los hospedajes transitorios, los niños habían recibido sus comidas diarias completas gracias al Programa de Alimentación de Emergencia de Junaeb, a la espera de poder volver a sus casas a pasar las vacaciones de invierno.

Afortunadamente, algunos niños ya pudieron retornar junto a sus familias luego de quedar imposibilitados de continuar camino a sus hogares, producto el corte de caminos interiores; situación que está siendo subsanada gracias al trabajo coordinado del Comité de Emergencia del Gobierno, que desde el primer día ha desplegado sus fuerzas en la zona cordillerana. Mientras tanto, Junaeb continúa entregando su servicio a los siete niños que quedan en el albergue de la Escuela Fronteriza”, puntualizó Ricardo Barría en la oportunidad.

Estamos preparados para recibir más albergados si se necesita, con alimentación disponible de inmediato, ya sea en Lonquimay o en las comunas que lo requieran", agregó Ricardo Barría en la ocasión.

"El Director Regional de Junaeb manifestó su satisfacción por la labor realizada por la Institución durante los días en que les ha correspondido proporcionar comida caliente, a las personas damnificadas por el terremoto blanco y a su vez reiteró que el Programa de Alimentación de Emergencia estará operativo durante el tiempo que sea necesario", relató el medio de comunicación.

Presidente Piñera

Y a diferencia del Terremoto Blanco de 2005, donde habría llegado a la zona el entonces ministro del Interior Felipe Harboe dos semanas después, esta vez las cosas funcionaron mejor. Además de la ayuda de la Junaeb, la Onemi se instaló en Lonquimay y desde allá Fredy Rivas guió las operaciones que permitirían, en una semana, dar por superada la emergencia ante la presencia del Presidente de la República, Sebastián Piñera.

"El Gobierno ha resuelto ir en ayuda de los damnificados especialmente de Lonquimay, declarando esa zona como zona de catástrofe lo cual nos permite más instrumentos para ir en ayuda de esos chilenos y chilenas que ahora está viviendo tiempos de adversidad", afirmó el mandatario esa vez.

Así, el Gobierno decidió decretar zona de catástrofe en ocho comunas, para contar con mayores recursos para ayudar a la población. Se trataba de Lonquimay, Curarrehue, Melipeuco, Curacautín, Cunco, Vilcún, Pucón y Villarrica.

Ícono de aquella ocasión fueron los 7 niños de Quinquén, en la laguna Galletué, que llevaban 15 días en la Escuela fronteriza sin ir a su casas y que llegaron -según informó La Tercera- en helicóptero a sus hogares; niños que fueron la preocupación de las autoridades durante la emergencia, según informó además Cooperativa.

"Fue algo hermoso, luego de cuidarlos por más de una semana, los siete niños de Quinquén que teníamos albergados en Lonquimay, conocieron en persona al Presidente de la República y los fuimos a dejar a sus casas en helicópteros", contó Ricardo Barría.

Carabineros rescata a pasajeros Carabineros rescata a pasajeros atrapados por la nieve en Curarrehue
BOEInminente llegada de 300 comandos especializados a La Araucanía
Te puede interesar
Familias aisladas por frente de mal tiempo

Personas aisladas suben a 2.061 en la región

Equipo AraucaniaDiario
La Región 15/06/2024

468 viviendas se encuentran dañadas y de los 48 damnificados, 20 se encuentran en albergues. 6 caminos se encuentran afectados y 5 puentes. La próxima semana llega un nuevo frente de mal tiempo.

Lo más visto