En tiempos de coronavirus hortaliceras exigen poder trabajar para sobrevivir a la pandemia

Reportero Ciudadano 08 de mayo de 2020 Por Yuliana Montiel
En Temuco la cuarentena que se prolongó por casi 5 semanas, afectó fuertemente los ingresos de las vendedoras, quienes salieron este lunes a las principales calles de la ciudad para vender sus productos y poder llevar el sustento a sus hogares. Sin embargo, desde hace varios días han sido reprimidas debido a la ordenanza municipal.
Hortaliceras mapuche de Temuco.
Hortaliceras mapuche de Temuco.

Son más de 40 mil familias en la región las que viven del comercio informal, por la venta de hortalizas en La Araucanía y que, tras declarar cuarentena en algunas comunas, tuvieron que permanecer en sus casas y vivir de sus ahorros.

En Temuco -donde existe una ordenanza municipal desde el 2018 que sanciona a quienes venden productos sin permiso municipal, así como a quienes los adquieren- la cuarentena se prolongó casi 5 semanas. Por lo que las vendedoras vieron cortado fuertemente sus ingresos y esto las llevo este lunes a salir a las principales calles de la ciudad, para vender sus hortalizas y poder llevar el sustento a sus hogares.

Hortaliceras de Temuco
Esta fue la situación de Andrea Ceserina, una de las hortaliceras de Temuco, quien dijo a AraucaníaDiario que todos sus ahorros de 4 meses se fueron durante las cuarentena, debido a que decidió retirarse y respetar la medida sanitaria. Sin embargo, tras la culminación de esta medida, esperaba poder vender sus productos y lo que consiguió fue un despliegue policial de Fuerzas Especiales de Carabineros, quienes le prohibieron comercializar y reprimieron a algunas de sus pares.

Aunque el escenario que esperaban las hortaliceras era poder vender al menos una parte de sus productos, lo que obtuvieron fue actos de represión por parte de Carabineros, quienes desde tempranas horas desalojaron a las vendedoras y arrojaron -en los forcejeos- sus productos al pavimento de calle Montt con Bulnes.

"La violencia no fue el lunes, son violentos todos los días y no nos dejan trabajar. Yo les reclamaba a Carabineros, porque tengo que pagar mis gasto, tengo que mandar a clases a mis hijos, el está en un particular, entonces es muy malo porque el tiene que recuperar sus materias, su estudio y hay que pagar la matrícula, la vestimenta, la comida, etc", explicó  Lucia Mancela, quien desde hace varios años trabaja como hortalicera en calle Manuel Montt.

De acuerdo con el gobernador de Cautín, desde este jueves se iniciaron reuniones mediadoras con la municipalidad y dirigentes de las hortaliceras, para llegar a la búsqueda de soluciones. Sin embargo, al ser una propuesta que podría llevar varios días, las comerciantes exigen poder vender sus productos, sin ser víctimas de represión por parte de Carabineros durante ese tiempo.

"Tenemos 3 días que nos reprimen", reclamó la vendedora Claudina Leguanel, quien planteó como solución trabajar durante los próximos días para poder recuperar, lo que perdieron durante el aislamiento por la cuarentena. Reiteró: "Estamos sin plata, tenemos hijos y tenemos que pagar tantas cosas".

Retorno a la normalidad

Antes de la cuarentena, algunas de las calles de Temuco se habían visto caóticas por la presencia de hortaliceras. Sin embargo, algunas semanas después no puede negarse que muchas de estas, al igual que transeúntes, continúan en resguardo debido a que persiste la pandemia por coronavirus en el país y en el mundo. 

Por esta razón y ante una puesta en marcha de un "retorno a la normalidad", es que las comerciantes buscan soluciones para poder llevar sustento a sus hogares, a través de un trabajo honrado y reclaman al alcalde Miguel Becker de poner trabas a sus labores.

"El tiene que darse cuenta en la situación que estamos. Temuco es una de las ciudades más pobres, y es la única forma que nosotros tenemos, porque se produce en el campo y se trae para acá y; en realidad, del gobierno no se ha recibido ninguna ayuda en ningún aspecto. Entonces lamentablemente hay que salir a trabajar porque a nosotros nada nos regalan y desde hace años no nos dan permiso en ningún lugar", dijo Ceserina.

Mesa de trabajo

Sin embargo no todo es falta de diálogo, ya que como mencionó el gobernador de Cautín, fue el propio intendente de La Araucanía Víctor Manoli, el que encargó Richard Caifal, que conformara una mesa para mediar entre las hortaliceras y el alcalde de Temuco, de manera principal. 

"Como Gobierno no podemos permanecer indolentes ante esta situación. Queremos abordar, queremos ser parte de la solución y hemos generado una instancia de mediación de búsqueda de soluciones, de colaboración con el Municipio y las hortaliceras", dijo Caifal.

El gobernador explicó que se trata de una planificación multisectorial conformada por su personas y los seremis, para "acercar las posiciones". Detalló que en la reunión participarían los alcaldes de Temuco, Freire, Vilcún y Padre Las Casas, así como Carabineros, debido a que se trata de un tema que los involucra.

Te puede interesar