Una comunidad de derechos y deberes

Opinión 23 de febrero de 2021 Por Yuliana Montiel
Eduardo Cretton Rebolledo, candidato a la Convención Constituyente por el Distrito 22.
Candidato Eduardo Cretton.
Candidato Eduardo Cretton.

El proceso constituyente que comenzamos este año, será el contexto para abrir discusiones relevantes respecto al sueño de país que queremos para los próximos 50 años. Como todo proceso, este tiene riesgos importantes. Sin embargo, creo fundamental verlo como una oportunidad para hacer las cosas mejor.

En esto ha sido común escuchar a múltiples candidatos a la Convención Constitucional prometer una extensa lista de derechos a sus votantes, a todas luces algo muy popular. Pareciera que muchos políticos ven que entre más derechos prometen más votos podrán obtener. Los derechos - especialmente aquellos que emanan de la propia naturaleza humana- son importantes y han de ser protegidos por el ordenamiento jurídico. Es más, una de las principales funciones de la constitución es asegurar los derechos fundamentales de las personas. No obstante, parece que en la discusión pública hemos olvidado otro elemento tan importante como los derechos: su indivisible contracara, los deberes.

Nuestra candidatura a convencional constituyente por la Araucanía Norte propone un ingrediente especial, que no todos se atreven a señalar. Se trata de consignar los correspondientes deberes que tienen las personas con la sociedad, y en este caso, con su país y sus conciudadanos. Creemos que todo derecho debe tener un deber correlativo. Por ejemplo, si se asegura el derecho a la vivienda, que asimismo se declare el deber de respeto y sana convivencia con los vecinos, el barrio y la ciudad. Casos como eso hay varios, lo importante es iniciar la discusión y entender la necesidad de posicionar los deberes de las personas como una prioridad.

Finalmente, se trata de formar una comunidad de derechos y deberes, que permitirá recuperar el tejido social que tanto se ha deteriorado, facilitando la buena convivencia entre las personas y la paz social, objeto final de toda constitución. Elementos tan esenciales como el respeto al medioambiente, el trato preferente hacia los adultos mayores, el voto obligatorio o la obediencia a la autoridad, ayudarán a tener sociedades más sanas y robustas. Personas comprometidas con su comunidad son personas que buscarán que las cosas se hagan bien y su país salga adelante. Son vínculos que unen con la sociedad, generando lazos de apoyo mutuo y desincentivando la soledad y el olvido, grandes enemigos de nuestro tiempo.

Eduardo Cretton.Eduardo Cretton, la savia nueva que lleva la UDI en Malleco para la convención constitucional

Te puede interesar