Condenan al "ladrón de la rodillera" por 4 robos y otros delitos en Temuco

La Región 22 de enero de 2020 Por Tania Marquez
La particularidad de este caso es que existen videos en 3 de los delitos, el análisis de las imágenes permitió identificarlo y detectar la participación del mismo sujeto en diversos delitos que no tenían imputado conocido.
ladrón de rodillera

Con una rodillera que ya era común, se pudo lograr la lectura de sentencia contra José Bustos Cabrera, quien fue condenado por 4 robos en lugar habitado, un robo con violencia, receptación y maltrato animal, en una investigación desarrollada por la Unidad de Análisis Criminal y Focos Investigativos de la Fiscalía.  

La particularidad de este caso es que existen videos en 3 de los delitos, el análisis de las imágenes permitió identificarlo y detectar la participación del mismo sujeto en diversos delitos que no tenían imputado conocido. Es por esta razón que la Fiscalía está pidiendo una pena única de 15 años y un día de presidio efectivo, para quien fue conocido fue conocido como "el ladrón de la rodillera", pues usaba una vistosa protección ortopédica en una de sus rodillas, ya que a la fecha de la comisión de los delitos padecía de una lesión.

La primera acción delictual fue el 4 de enero de 2018, en horas de la madrugada, aproximadamente a las 3:55 horas, el imputado Jose Bustos Cabrera concurrió hasta el local comercial denominado confecciones Haydee, de propiedad de la víctima de iniciales HSP ubicado en pasaje Universidad N° 0474 de Temuco, en dicho lugar forzó una reja que protegía una ventana, posteriormente rompió el vidrio de la misma e ingreso por dicha vía al interior del local para luego sustraer una máquina de cortar género, una maquina eléctrica tipo tijera y $65.000, huyendo con estas especies en su poder.

Posteriormente, el día 10 de enero de 2018, en horas de la madrugada, aproximadamente a las 3:00 horas el imputado Jose Bustos Cabrera concurrió hasta el domicilio, ubicado en Av Manuel Recabarren N° 01571 de Temuco, de propiedad de la víctima de iniciales NEGA, quien tiene en el lugar una clínica veterinaria conectada al domicilio en el segundo piso en el cual residía CPR Y AAS, al cual se accede por una puerta, en dicho lugar  rompió el vidrio de una ventana e ingreso por dicha vía al interior del inmueble para luego sustraer un teléfono celular y $17.000, huyendo con estas especies en su poder.

El día 18 de enero de 2018, en horas de la madrugada, aproximadamente a las 2:27 horas el imputado José Bustos Cabrera concurrió hasta el domicilio particular, ubicado en Av Altamira N° 2130 de Temuco, de propiedad de la víctima AHGF, en dicho lugar escalo la reja perimetral, luego rompió el vidrio de una ventana e ingreso por dicha vía al interior del inmueble con la finalidad de sustraer especies muebles, pero huyo del lugar al sonar la alarma de la casa, sin lograr sustraer especies.

Y el día 15 de noviembre de 2017, alrededor de las 02:30 horas, José Bustos en compañía de otros dos sujetos concurrieron hasta el domicilio ubicado en calle Lago Llanquihue N° 1694 de Temuco, en dicho lugar rompieron la puerta de ingreso para luego ingresar al interior del inmueble portando armas de fuego, intimidaron y agredieron a sus ocupantes de JMSB, ASS y JJEP, posteriormente los amarraron,  para luego sustraer las siguientes especies de propiedad de las víctimas: una cámara anabólica , un teléfono marca Apple modelo iphone 5s, un teléfono marca Motorola, un iphone 7, un televisor Sony de 32 pulgadas, dos play station 4 marca Sony, una mochila Saxoline, prendas de vestir, las llaves de un domicilio y algunas joyas, huyendo con estas especies del lugar. En el lugar los dueños y el perro resultaron con lesiones.

El día 24 de julio de 2018, alrededor de las 12:50 horas, al interior del domicilio del imputado José Bustos ubicado en pasaje las Nutrias N° 1645 de Temuco, este mantuvo en su poder un notebook marca Acer modelo MS 2265 el cual había sido robado a CRVV desde su domicilio ubicado en el Barrio Arboleda del Portal de Temuco el día 19 de julio de 2018 por lo que el imputado conocía o no podía menos que conocer su origen ilícito toda vez que el computador mantenía su cámara tapada, para evitar capturar la imagen del usuario que lo utilizara.

Es por esta razón que  fue condenado el ladrón de la rodillera, al cual le dieron 15 años y un día de presidio.

Te puede interesar