Iglesia de Padre Las Casas prepara hasta 300 raciones de comida al día para sus vecinos

Reportero Ciudadano 15 de noviembre de 2020 Por Yuliana Montiel
Para algunos el almuerzo que les aporta esta olla común es el único alimento que ingieren a diario. "Llegan mucho antes para no quedar sin alimentos", comentó una de las cocineras a AraucaníaDiario. Esta actividad fue reconocida por la dirigente social Marcela Esparza, quien acudió hasta el sitio para prestar su apoyo.
Olla común en Padre Las Casas.
Olla común en Padre Las Casas.

Desde las 08:00 horas de los días jueves y viernes un grupo de cocineras de la iglesia de Dios Misiones Mundiales comienzan a calcular, cortar y separar los ingredientes para preparar entre 250 y hasta 300 raciones de comida para los vecinos de Padre Las Casas. Es una labor que iniciaron desde el comienzo de la pandemia para combatir un problema que se ha convertido en la realidad de todos los días de muchos: el hambre.

La actividad comenzó ofreciendo solo 45 raciones, pero con el pasar de los días aumentó la cesantía, el desempleo y la desesperación en los hogares, en consecuencia aumentó el hambre en Padre Las Casas y cada vez se hizo más larga la fila de personas que iban al sitio por un plato de comida. "La gente al principio sentía vergüenza, pero ya aceptó esta situación que está viviendo todo el país", comenta el pastor Alex Barra Isla.

Gracias a la difusión de información por parte del funcionario municipal Sergio Riquelme, a la alcaldía, a empresarios y familias que se mantienen en el anonimato la iglesia ha podido aumentar cada vez más sus raciones luchando contra el exponencial aumento de las necesidades básicas que la comuna ha visto en aumento producto del coronavirus.

"Hay mucha necesidad en el área económica, además una presión muy grande en el hogar, donde están faltando los alimentos, porque los padres no están saliendo a trabajar y aquí no todos tienen derecho a los bonos que se están dando y acá la gente llega con un deseo enorme de poder retirar su almuerzo para poder bendecir a sus hijos y nos da alegría poder repartirlos", señaló el pastor.

Janeth Inostroza, una de las cocineras, agregó: "Vemos mucha necesidad. vemos a la gente afuera. A las 12 se empieza a entregar los alimentos y llegan mucho antes para no quedar sin alimentos. Eso significa que hay mucha necesidad y que realmente lo necesitan y si aquí se puede hacer algo, lo vamos a hacer (…) aquí la gente viene con alegría, reciben los platos de comida y se dan cuenta que con amor cocinamos para ellos".

Olla común en Padre Las Casas.
"Yo estoy agradecida porque cuando comenzó la pandemia se me quemó la casa y tuve que vivir en una cabaña con una hija enferma a quien estoy sacando adelante como comerciante, pero por la pandemia estoy parada. Aquí he podido venir a buscar comida y he recibido mucho apoyo del pastor (…) Yo vengo desde que empezó, hace comida muy rica. Tienen muy buena mano y son buenos los alimentos. Estoy agradecida con Dios porque no había podido cocinar y pasaba mucha hambre, a veces me acostaba sin comer o trabajaba por un kilo de arroz o de tallarín, entonces esta actividad es de mucha ayuda", dijo Flor Carrasco, una de las vecinas del sector.

Dirigenta social

A la repartición de los alimentos acudió la dirigente social y candidata a la alcaldía de Padre Las Casas, Marcela Esparza, conocida del pastor, para apoyar con la actividad y darle mayor difusión. "Ella me conoce en terreno allí trabajando la señora Marcela, llegando a los casos complicados de las familias en riesgo (…) a Marcelita yo la conocí en su sector. Muchas veces fui hasta donde ella porque yo tenía conexión con los jóvenes en riesgo que tenían problemas con consumo de droga y alcohol. Entonces yo le fui a pedir ayuda a ella, para que ella fuera el nexo y tener conexión con la junta de vecinos y así empezamos a formar redes", comentó el religioso.

Olla común en Padre Las Casas.
Sobre la actividad, la dirigente social expresó: "Esto para mí es fantástico, ver gente y personas que se suman, las iglesias, los vecinos. Creo que uno tendría que ser ciego para decir que no ocurre nada, que en las comuna están todos bien. Esta pandemia trajo mucha cesantía y mucha gente la está pasando mal. Entonces como no rescatar estos valores que hoy día se suman en base a colaboraciones de gente anónima que hoy quieren llevar un plato de comida a aquellos que lo necesitan y que mejor que Don Alex que lo conozco hace mucho tiempo y a estas tremendas mujeres que lo apoyan en todo y para eso hay que tener corazón".

Entrega de almuerzos a adultos mayores.La historia de Sarita: la mujer que alimenta a 60 "abuelitos" de Padre Las Casas
Olla comúnLa solidaridad en torno a las ollas comunes en los campamentos de Temuco

Te puede interesar